Qué desafío el conflicto sin la palabra.
Qué sería del reconcilio sin ella.

Foto de Zdeněk Macháček

Vos sos como sos y yo soy como soy.
Bien y ahora ¿Cómo seguimos?
Porque el encuentro se da en el acuerdo.
Porque nos vemos todos los días.
Porque no quiero estar separado de vos.
Porque quiero que estemos bien.
Porque te quiero.

Foto de cloudvisual

Mis ojos convencidos sentenciaban Es ella.
Mis oídos concentrados decían Sólo ella y yo.
Mis manos nerviosas sugerían Despacito.
Mis pies ansiosos pedían Acercate.
Mis labios animados gritaban Juntémonos.
Y de mi boca salió un Hola ¿Cómo estás?
De la suya un Bien ¿Y vos?
Y del puño de su novio un Volá, gil.

Foto de Andrea Piacquadio

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: