Ocres, naranjas y amarillos
Calles húmedas y veredas crujientes.
La tardecita cayendo más temprano
y yo en casa mimado por tus manos.

Foto de cottonbro

Lluvia regada por el viento.
Prado con frío despierto.
La taza calentando tus manos
con el té que tanto te gusta cómo preparo.
La camiseta que apenas te cubre
resalta tu ser libre.
Te observo a distancia
contemplando tu elegancia.

Foto de Andrea Piacquadio

Desesperante momento cuando no hay encuentro.
Entre lo que quiero y lo que estoy dispuesto.

Foto de Min An

De la silla anclado. No es hilo es un clavo.
Me pesa la pereza y me ata la plata.
De todo aislado, así fue mi pasado.
Sólo el sonido de afuera, me llama y desvela.
En sueños oigo el futuro, me habla y me apuro.
La duda me detiene y el miedo me duele.
Cuesta pero intenta, mi espíritu la apuesta.
Despolvo mi valor. Desconcierto supero mi temor.
Un paso y el otro. Lo logro de a poco.
Con susurros a lo lejos, la silla me llama de regreso.
La comodidad y lo conocido, qué difícil se hace mi camino.
Y oigo otra vez, aquello que me habló una vez.
-Del pasado aprender para el futuro poder ver.
En el presente andar para tus sueños caminar-
Cierro mis ojos, suspiro y aflojo.
Un paso y el otro. Yo ya soy otro.

Foto de Stijn Dijkstra

Caricias en el sillón de terciopelo. Qué lindas tus manos por mi pelo.
Te rodeo con mis brazos en un tierno abrazo.
Susurros al oído. De tu encanto caigo derretido.
Pero el cuarto está vacío con silencio sombrío.
Me paraliza el recuerdo, lo inmóvil de tu cuerpo.
Como un río fluyendo, veo tu sangre corriendo.
Adelanto la mano pero en vano. Ya no estás a mi lado.

Foto de Cotton

Entro y me pierdo, en tan glorioso momento.
Suspiras y agarras muy fuerte la cama.
Qué preciosa esta vida. No más contenida.
Nuestras almas se funden. Ya nada confunde.

Foto de Dainis Graveris

Haré mi camino
y quiero que sea contigo.
Quiero todo en la vida dar
y en tu seno poder descansar.
Seré el respaldo que encuentres
cuando la vida te mueva tantas veces.
Quiero ser el equipo más unido
y con hijos agrandar el nido.
Seremos el ejemplo
que agradecerán con el tiempo.

Foto de Git Stephen Gitau

Podrá estar nublado, llover de costado
y hasta nevar por estos lados.
Podrá haber niebla, bien baja y espesa
y que ni a la cuadra se vea.
Podré estar cansado, de la vida derrotado
y hasta del afuera resignado.
Pero me niego a ocultar, de ningún modo negar.
Que detrás del matiz que el cielo decida lucir.
Él no dejará de estar.
Luz y calor listo a regalar.
Lo vea o no en el día pasar.

Foto de Leo Cardelli

Te encontré y no me pude contener.
La sensación no supe describir.
La emoción no pude comprender.
Mi corazón no sabía qué hacer.
Mi mente no quiso entrometer.
Mis manos querían recorrer.
Y mis labios no se podían detener.

Foto de Edward Eyer

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: